El Nombre de Yeshua

 

La palabra “Y’shua,” la cual fue mencionada por primera vez en Génesis 49:18 que dice: “Tu salvación (y’shua) esperé, oh Señor.” Este nombre aparece más de 200 veces en las Escrituras (Isaías 12:2, Salmo 106:4, Lucas 2:30, etc.) el significado detrás de Y’shua es Salvación. La raíz de la palabra es “yasha” que significa “salva.” Por lo tanto Y’shua es salvación, El no tan solo nos da la salvación, El es salvación. Esa es su misma naturaleza, establecida desde el principio y llevada a través de las vidas de cada uno que confía en El y le sigue. Todas las palabras Hebreas tienen una raiz verbal, la cual establece la fundación para las demás palabras relacionadas con ellas. Las letras individuales del alfabeto Hebreo fueron ordenados divinamente y puestos en un perfecto orden por Dios. Cada significado detrás de cada letra de una palabra forma un completo significado de la palabra cuando son puestas juntas. Las palabras “salva,” “liberta,” “preserva,” y “ayuda” son palabras que traducen a esta palabra “yasha.”

La palabra “yeshua” contiene tres consonantes que forman la palabra. Estas consonantes son yod, shin y ayin. Cada una de estas letras tienen una forma primitiva y un significado primitivo detrás de cada una de ellas. La forma primitiva de la letra yod parece como una mano y su significado era “acto” o “acción.” La forma primitiva de la letra shin era de diente y su significado era de “consumir” o “destruir.” La forma primitiva de la palabra ayin era la de un ojo y su significado era de “poner tus ojos” o “mirar hacia.” Para los primeros Hebreos observantes de la Torah, este orden de letras les ayudaba a formar su entendimiento del significado total de la palabra. Para ser salvo, se tenía que comenzar con un acto o una acción, un rescate seguido por una destrucción de algo de lo cual fuimos rescatados y finalmente concluye con una devoción, poniendo los ojos sobre aquello que te libertó. Por ejemplo en Exodo 3:17, vemos que el Señor le dijo a Moisés que El los libertaría de Egipto y los llevaría a una tierra que fluye leche y miel. Podemos ver que en medio de estos dos eventos, El destruyó a sus enemigos. Esto concluyó con Israel poniendo sus ojos en lo que el Señor había hecho.

 

Ministerio "Yeshua Shemi"
Comprometidos a enseñar las escrituras desde una perspectiva Hebrea.

"Porque la hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra del Señor permanece para siempre"
Isaias 40:8

 
 
© 2006 Yeshua Shemi, All Rights Reserved. // Design & Development by