La Tri-Unidad de Dios

 

La Tri-Unidad de Dios es un concepto difícil de creer para algunos y ha sido objeto de división y hasta piedra de tropiezo. Pués no sólo encontramos dentro del pueblo Judío la negación de la Tri-Unidad de Dios, sino que tambien tristemente, dentro de algunos que se denominan “Cristianos.” Estos últimos se basan en que la palabra “Trinidad” no la encontramos en  la Biblia. Con respecto al pueblo Judío ellos se basan en la Escritura que se conoce como el “Shemá” que dice:

 

“Escucha Israel, el Señor tu Dios, el Señor uno es.”

Devarim (Deuteronomio) 6:4

 

Aunque la palabra “Trinidad” o “Tri-Uno” no la encontramos en las Escrituras, se puede decir que es un concepto completamente Judío, derivado directamente de las Escrituras, Antiguo y Nuevo Pacto. Por lo que podemos decir que Biblicamente Dios aparece revelado como un Dios Tri-Uno, es decir, tres pero sin embargo uno, de las siguientes maneras:

 

Podemos empezar con uno de los nombres de  Dios en el Hebreo, ~yhla (Elohim). Este nombre es la forma plural de la (El) ó hwla (Eloha) que significa “poderoso, fuerza o poder” y que es traducido en las Escrituras como “Dios.” Es decir este nombre nos demuestra la pluralidad del Unico Dios de Israel  que es mencionado 2,346 veces en las Escrituras. Este es el primer nombre para describir a Dios que aparece en las Escrituras:

 

“En el principio creó Dios (Elohim) los cielos y la tierra.”

Bereshit (Génesis) 1:1

 

Tambien encontramos pronombres en plural en los siguientes pasajes:

 

“...Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza...”

Bereshit (Génesis) 1:26

 

“...He aquí el hombre es como uno de nosostros...”

Bereshit (Génesis) 3:22

 

“Ahora pues, descendamos, y confundamos allí su lengua...”

Bereshit (Génesis) 11:7

 

Además de todo esto encontramos en Isaías un pasaje que habla claramente de la Tri-Unidad de Dios. En este pasaje vemos que “El Primero y el Ultimo,”  que es el Creador, quien está hablando, afirma que ha sido enviádo por Dios y por su Espíritu:

 

“Oyeme, Jacob, y tú, Israel, a quien llamé:

Yo mismo, yo el primero, yo también el postrero.

Mi mano fundó tambien la tierra, y mi mano derecha

 midió los cielos con el palmo;

Al llamarlos yo, comparecieron juntamente.

Juntaos todos vosotros y oíd.

¿Quién hay entre ellos que anuncie estas cosas?

Aquél a quien el Señor amó ejecutará su voluntad....

Yo, yo hablé y le llamé y le traje;

Por tanto, será prosperado su camino.

Acercaos a mí, oíd esto; desde el principio no hablé en secreto;

Desde que eso se hizo, allí estaba yo; y ahora me envió

El Señor y su Espíritu.”

Yeshayahu (Isaías) 48:12-16

 

¿Y quién és esa mano derecha? Esto es lo que dice el Rey David:

 

“Así dijo el Señor a mi Señor:

Siéntate a mi derecha hasta que ponga a tus enemigos

por estrado de tus pies.”

Tehilim (Salmos) 110:1

 

Pero hay otro misterio muy profundo, que se necesitaría dedicarle todo un artículo al respecto y es sobre el “Angel del Señor.” Para empezar debemos entender que la palabra angel significa “mensajero.”  Este Angel misterioso era tratado como Dios mismo ejecutando privilegios divinos y recibiendo adoración (Ver Génesis 16:7,9,11,13;  Exodo 3:2-6; 23:20-21; Jueces 13:21-22).

 

Ahora, con respecto al Shemá en Devarim (Deuteronomio) 6:4 en el Hebreo dice:

 

[mv  (Shemá) Yisrael (Escucha Israel):

Adonai Eloheinu (El Señor nuestro Dios),

 Adonai  dxa(echad) (El Señor Uno es).

 

La palabra hebrea traducida como “uno,” es la palabradxa  “echad.” Pero esta palabra hebrea da a entender  una unidad en diversidad. Como por ejemplo:

 

“... Y fue la tarde y la mañana un día (yom echad).”

Bereshit (Génesis) 1:5

 

“Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre,

y se unirá a su mujer, y serán una sola carne (lebasar echad).”

Bereshit (Génesis) 2:24

 

“Haz luego 59 ganchos de oro para que las

 cortinas quedan enganchadas una con otra,

de modo que el Santuario tenga unidad de conjunto

 (ha mishkan echad).”

Shemot (Exodo) 26:6

 

“El número total de los miembros de la asamblea

 (kol ha kahal b’echad) era de 42,360.”

Ezra (Esdras) 2:64

 

“Júntamelas, la una con la otra, de modo

que formen una sola vara (le’etz echad) en tu mano.”

Yechezquiel (Ezequiel) 37:17

 

Pero hay algo que es asombroso, y que difinitivamente el Señor nos ha querido revelar algo. Si se fijan en el verso en Hebreo de Deuteronomio 6:4 que está escrito arriba, notarán que la letra [ (ayin) de la palabra Hebrea “Shemá” esta más grande que las demás, de la misma forma que la letra d (dalet) de la palabra Hebrea “echad.” ¿Por qué? Pues en los comentarios de la Torá dicen que estas dos letras unidas forman la palabra d[ “ed” que significa nada mas y nada menos que “testigo.” ¡Increíble! En otras palabras El Señor está testificando en las palabras del Shemá que son tres, sin embargo uno, por eso dice: El Señor, Dios, El Señor, tres veces se menciona el Nombre de Dios. Y es por eso que la Torá dice:

 

“...Todo asunto se resolverá mediante el testimonio

 de dos o tres testigos.”

Devarim (Deuteronomio) 19:15

 

“...lleva contigo a uno o dos más, para que todo asunto

se resuelva mediante el testimonio de dos o tres testigos.”

Matityahu (Mateo) 18:16

 

Pero como si todo esto no es suficiente, debemos mencionar que en la misma tradición Judía, los eruditos Judíos estaban concientes de la naturaleza especial de la revelación divina. Siendo que el Nombre de Dios desde el principio de la Biblia es Elohim y se encuentra en plural y el verbo que le acompaña siempra está en singular, ha habido las tentativas, particularmente en el Zohar, de explicar las varias “caras” del ser de Dios. El Zohar usa cinco expresiones que se refieren a la doctrina de la Trinidad:

 

tlat rishin (tres cabezas); tlat ruhin (tres espíritus); tlat havayot (tres formas de revelación); tlat shmehin (tres nombres); y talta gvanin (tres sombras de interpretación).” Estas palabras Arameas expresan a la persona de Dios. Luego el Zohar se pregunta:

 

¿Cómo estos tres pueden ser uno?

 ¿Son ellos uno sólo porque nosotros los llamamos uno?

 Como ellos son uno sólo lo podemos saber por el instar del Espíritu Santo, y entonces hasta con los ojos cerrados.

Zohar parte II p43

 

Además el Zohar se refiere a este problema de la auto-revelación de Dios con el nombre “razei de-Shlosha” ó “El misterio del número tres.” Los rabinos dicen que son comoel esqueleto exterior de la verdad interior,”  y que este misterio un día va a ser revelado por el Mesías:

 

“Y este es el espíritu que surgirá de la sabiduría escondida, y que se llama espíritu de vida; y el espíritu está listo a dar esta sabiduría en el tiempo preciso, a través del Rey Mesías, como está escrito: Y reposará sobre él el Espíritu del Señor, espíritu de sabiduría y de interligencia...(Isaías 11:2)”

Zohar parte III p289

 

Ministerio "Yeshua Shemi"
Comprometidos a enseñar las escrituras desde una perspectiva Hebrea.

"Porque la hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra del Señor permanece para siempre"
Isaias 40:8

 
 
© 2006 Yeshua Shemi, All Rights Reserved. // Design & Development by